lunes, 20 de abril de 2020

¿Se aprovecha el Estado de Alarma para vulnerar nuestros Derechos Constitucionales?



Estaba reflexionando sobre el contenido del Art. 55.1 de la Constitución Española, el cual recoge lo siguiente:

Los derechos reconocidos en los artículos 17, 18, apartados 2 y 3, artículos 19, 20, apartados 1, a) y d), y 5, artículos 21, 28, apartado 2, y artículo 37, apartado 2, podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración del estado de excepción o de sitio en los términos previstos en la Constitución. Se exceptúa de lo establecido anteriormente el apartado 3 del artículo 17 para el supuesto de declaración de estado de excepción.

Y concretamente me quiero centrar en lo estipulado en el artículo 18.3 de nuestra carta Magna, el cual recoge:

Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial

La conclusión que se obtiene de estos dos artículos es muy clara y es que en los supuestos de Estado de Excepción o de Sitio, se podrán suspender uno de nuestros derechos constitucionales como es el Derecho al Secreto de las Comunicaciones.

Y mi duda es, el establecimiento de limitaciones a la hora del reenvío de determinados archivos a través del servicio de mensajería instantánea Whatsapp, ¿supone una limitación al derecho al secreto de las telecomunicaciones? Yo entiendo que no. Eso si, supone una limitación al derecho a la libertad de expresión.

Y ojo, que no digo restricción, digo limitación y ello para mi, de por si, ya supone un ataque a un Derecho Constitucional.

Sin embargo, ahondando más en la cuestión ¿Supone el control de los teléfonos móviles para vigilar el coronavirus un ataque al secreto de las telecomunicaciones?


Pues yo entiendo que si. Porque el problema no es la instauración de medidas para prevenir la propagación de una infección. El problema es el aprovechamiento de circunstancias concretas para instaurar determinadas medidas, que una vez terminada la situación de excepcionalidad, las medidas perdurarán.


Y entiendo que la suspensión de un Derecho como es el del secreto a las telecomunicaciones, se justifica, como establece el mencionado art. 55.1 CE, ante una situación de Estado de Excepción o de Sitio. Pero no ante un estado de alarma.

domingo, 4 de noviembre de 2018

QUÉ ES LO QUE NO HAY QUE HACER SI TE HURTAN O PIERDES TU TELÉFONO MÓVIL.






Cuando somos víctimas del hurto de nuestro preciado teléfono móvil, o incluso cuando lo perdemos, un sudor frío recorre nuestro cuerpo consecuencia del miedo y la ansiedad.

Sentimos un micro-infarto cuando pensamos que  nuestros datos personales (que no son pocos) pueden estar pululando en manos ajenas y es entonces cuando recordamos que no llegamos a configurar la aplicación de seguridad para localizar el móvil, para centrarnos directamente en los filtros de Instagram.

Es entonces cuando se nos pasa por la cabeza…

“¡Ya lo tengo!, Denunciaré ante la policía que he sido víctima de un robo, para poder reclamar una indemnización al seguro de hogar….” ¡¡¡ERROOOOR!!!

Como ya sabemos, las compañías de seguros, al menos la mayoría, sólo indemnizan cuando somos víctimas de un robo, y no de un hurto.

En primer lugar, y resumo muy brevemente, debemos diferenciar entre hurto y robo. El hurto es la apropiación de un bien ajeno sin mediar fuerza, violencia y/o intimidación; y robo es cuando existe fuerza, violencia y/o intimidación. (Ya explicaré otro día con más detenimiento y  detalle las diferencias entre hurto y robo).

Esta práctica tan característica de la picaresca española no deja de ser un ilícito penal, concretamente, una Simulación de Delito (No confundir con la Denuncia falsa, de la que ya hablaremos otro día).

La Simulación de Delito viene prevista en el Art. 457 del Código Penal, que recoge lo siguiente:

“El que, ante alguno de los funcionarios señalados en el artículo anterior, simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales, será castigado con la multa de seis a doce meses.”

La cuantía de la multa se cuantifica por cuotas diarias y suele ser de seis euros, aunque puede ser más. Por tanto, si te imponen una pena de multa de seis meses, se calcularía de la siguiente forma:

6 meses = 180 días x 6 €/día = 1.080 €

A lo que hay que añadir los correspondientes antecedentes penales, con las consecuencias que ello acarrea.

Por lo tanto si has perdido el móvil, NO denuncies un robo. Si te han hurtado el móvil, NO denuncies su robo. Lo que tienes que hacer es acudir a la policía e informar de su pérdida, o en su caso el hurto y dejar que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hagan su trabajo.

Sin embargo, en el supuesto de haber sido víctima de un hurto y haber denunciado por robo para cobrar del seguro, esto es lo que te puede pasar, y lo que debes hacer:

Si la policía ha tirado del hilo y ha descubierto tu maquiavélico plan, podía proceder a tu detención y acusarte de dos delitos. Por una parte, como ya hemos dicho, un delito de simulación de delito, y por otra parte, de un delito de estafa, consumado o en grado de tentativa, si has cobrado, o no, del seguro.

Tras la detención, se procede a tu lectura de derechos como investigado en sede policial con asistencia letrada y posteriormente, o bien ese mismo día, u otro día, tendrás que comparecer ante el Juzgado de Guardia para prestar declaración e informarte de que se sigue un procedimiento contra ti.

Pero, ¿qué declaramos?, ¿Mentimos descaradamente (ya que la ley nos lo permite)?, ¿o decimos la verdad? 

Pues depende de si en realidad lo has extraviado, o si te lo han hurtado.

En el supuesto de encontrarte en esta situación por haber extraviado el móvil, la línea de defensa dependerá de las circunstancias del caso, lo cual se valoraría en el momento de la detención y se vería si conviene defenderse, o tal vez alcanzar un acuerdo con el Ministerio Fiscal, o transformar el procedimiento en Juicio Rápido y beneficiarnos de una reducción de la pena, etc… En fin, según el supuesto.

Si por su parte, la denuncia por robo la interpusiste después de que te lo hubieran hurtado, la línea de defensa es reconocer los hechos e inmediatamente después, interponer denuncia por hurto. La respuesta a esta estrategia la encontramos en el propio artículo 457 del Código Penal, que lo que castiga es “provocar actuaciones procesales”. De tal modo que si acreditamos que hemos iniciado un procedimiento penal por hurto, demostraremos que hemos iniciado unas actuaciones procesales que igualmente se hubieran iniciado, bien por delito de hurto o bien por delito de robo puesto que en ambos supuestos se hubiera instruido el atestado correspondiente y se hubiera remitido al Juzgado en todo caso.


Por tanto, no concurrirían los requisitos del tipo de simulación de delito puesto que los dos requisitos básicos del tipo son: a) que el fingimiento de autoría o de víctima por parte del agente motive una actuación procesal y, b) que la simulación sea el motivo básico y esencial de la actuación procesal (Sentencias del Tribunal Supremo de 22 de mayo de 2008, 19 de octubre de 2005 y 20 de septiembre de 1991, entre otras).

En el mismo sentido la Sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz de 18 de enero de 2012, Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 19 de abril de 2004, Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 7 de julio de 2006, cuando concluyen absolviendo al acusado por cuanto sí había sido víctima de una infracción penal, y el hecho de modificar los términos del delito sufrido no supone que se denunciase algo inexistente pues la sustracción existió y la actuación procesal se hubiera producido en todo caso.

Asimismo, en un caso idéntico al que nos ocupa la Sentencia nº 299/12 del Juzgado de lo Penal nº 11 de Valencia, de 21 de junio de 2012, que fue confirmada por la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, Sección Tercera, de 14 de septiembre de 2012, reiterando la absolución del allí acusado, por los siguientes argumentos:

“En el caso de autos el acusado no ha simulado ser responsable de ninguna infracción penal, pero tampoco ha simulado ser víctima de una sustracción, es decir, de una infracción penal, sino que únicamente ha faltado a la verdad en su denuncia con relación a las circunstancias en que tuvo lugar la sustracción de que fue víctima.

Entiende el Ministerio fiscal que se habría producido una simulación parcial que igualmente sería constitutiva de delito, pero semejante interpretación conduce a una extensión indebida del tipo penal (para que comprenda tanto la simulación total como la parcial), pese a que cuando el legislador ha querido comprender la simulación parcial así lo ha dicho expresamente (por ejemplo en el artículo 390.1.2º del Código penal relativo a la falsedad documental).

Finalmente, tampoco ha denunciado el acusado una infracción penal inexistente cuando, como se ha dicho, no se discute que la sustracción denunciada hubiera tenido lugar, negándose tan solo la concurrencia de determinadas circunstancias agravatorias de la misma (la violencia en las personas).
En segundo lugar, tampoco concurre en el caso de autos el segundo de los elementos del tipo (la provocación de alguna actuación procesal) en la medida en que, como la simulación solo fue parcial y realmente existió una infracción penal (aunque de menor gravedad), en todo caso una denuncia del acusado ajustada a la realidad habría provocado igualmente una actuación procesal sin que pueda atribuirse a la parte en que existió simulación una aptitud especial para haber motivado una actuación procesal distinta.

Además, si el bien jurídico protegido por este tipo penal es la Administración de Justicia y su finalidad es la de evitarle actuaciones innecesarias, una denuncia que en cualquier caso hubiera provocado unas actuaciones procesales mal podía lesionar ese bien jurídico”.

Por todos los razonamientos que anteceden y salvo que se utilizara una presunción contraria a la inocencia, entendemos que debe acordarse el sobreseimiento libre o provisional de las actuaciones.

Además añade la antes citada Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, Sección Tercera, de 14 de septiembre de 2012, igualmente procedería el sobreseimiento de las actuaciones por encontrarnos en todo caso ante la figura del desistimiento atípico del artículo 16.2 del Código Penal. Los razonamientos esgrimidos por la Audiencia Provincial fueron los siguientes:

“Por último, aunque, de conformidad con el criterio del Ministerio fiscal, se aceptara que forma parte del tipo la simulación parcial de un delito y que, además, a esa simulación parcial podría atribuírsele una capacidad para motivar actuaciones procesales que no hubieran tenido lugar de no mediar la simulación, tampoco procedería en el caso de autos la condena del acusado por resultar su conducta impune por aplicación de la figura del desistimiento 16.2 del Código penal.

En efecto, una vez interpuesta la denuncia parcialmente mendaz y llevadas a cabo unas actuaciones procesales que en todo caso se hubieran practicado de no mediar la simulación (el Juzgado incoó Diligencias Previas y acordó su sobreseimiento provisional por autor desconocido), el acusado, al ser requerido policialmente para concretar determinados aspectos de su denuncia, de forma voluntaria (según consta en el atestado policial), se retractó y reconoció la falsedad parcial de su primera denuncia (folios 13-14).

De este modo, si lo actuado hasta ese momento no había sido provocado por los datos mendaces de su denuncia y si antes de que se planteara siquiera la procedencia de otra actuación el acusado reconoció la simulación y la evitó, es claro que concurre un desistimiento voluntario impune del artículo 16.2 del Código penal que determinaría igualmente el pronunciamiento absolutorio impugnado por el Ministerio fiscal”.

Para cualquier consulta, puedes contactar conmigo llamando al 681376128 o enviarme un correo electrónico con vuestra consulta a josealcazarlopez@icav.es.

Jose Alcázar López. Abogado en Valencia.

www.josealcazarlopezabogado.com

sábado, 11 de noviembre de 2017

EL JUICIO POR DELITO LEVE DE HURTO.





Tal vez, y sólo tal vez, conozcamos a alguien que en un momento de  exceso de confianza, movido por Dios sabe qué, y sin tener necesidad alguna, decide sustraer algún bien, ya sea prenda de ropa, o cualquier otro objeto, de una tienda.

Puede que incluso, alguna vez hayamos sido testigos de cómo sorprenden “con las manos en la masa” a alguna persona guardándose algo entre las ropas en algún supermercado, o tienda de ropa, o lo que sea… Y es que esas camisetas básicas del Primark son para algunas personas una golosina casi irresistible.

Pues bien, aunque mucha gente no le dé la menor importancia, hay que tener en cuenta que estas conductas están calificadas en el Código Penal como delito. Un Delito Leve, pero al fin y al cabo, un delito, que de ser condenados por su comisión, acarrea antecedentes penales.

El Delito de Hurto viene previsto en el Art. 234 del Código Penal, en el que se recoge lo siguiente:

1. El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excediese de 400 euros.

2. Se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235.

3. Las penas establecidas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas.

Para quién tenga curiosidad, el artículo 235 del Código Penal, al que se hace alusión en el 234. 2, del Código Penal, se refiere a objetos con unas determinadas circunstancias:

1. El hurto será castigado con la pena de prisión de uno a tres años:

  • 1.º Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.
  • 2.º Cuando se trate de cosas de primera necesidad y se cause una situación de desabastecimiento.
  • 3.º Cuando se trate de conducciones, cableado, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones, o de otras cosas destinadas a la prestación de servicios de interés general, y se cause un quebranto grave a los mismos.
  • 4.º Cuando se trate de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.
  • 5.º Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.
  • 6.º Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito.
  • 7.º Cuando al delinquir el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo.
  • 8.º Cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito.
  • 9.º Cuando el culpable o culpables participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedicare a la comisión de delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza.
2. La pena señalada en el apartado anterior se impondrá en su mitad superior cuando concurrieran dos o más de las circunstancias previstas en el mismo.


Pero hoy no vamos a hablar de ello. Hoy me centraré, concretamente en el apartado 2º del artículo 234, y es que cuando “la cuantía de los sustraído no excediese de 400 €” el delito de hurto, se califica como leve.

El arco penal a imponer está entre uno y tres meses, es decir que la duración de  la multa a imponer debe estar dentro de ese arco penal. A su vez, se impondrá una cuota dineraria diaria, es decir, que si la condena es de un mes multa, a razón de 6 € diarios, la multa que se impone es de 180 € (30 días x 6 € = 180 €).
 La cuantía diaria a imponer depende de las circunstancias económicas de cada persona y está entre 2 y 400 €, lo cual también viene regulado en el Código Penal, concretamente en el artículo 50.4.

¿Qué me puede pasar si me sorprenden hurtando un objeto de una tienda?

Una situación muy habitual, es la del hurto de una prenda en una tienda de ropa. En este supuesto lo que suele ocurrir es que el servicio de seguridad te tome tus datos personales y lo ponga en comunicación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, vamos, la policía, a la que suelen llamar, si es necesario.

Por su parte, la policía confecciona un atestado y se envía al Juzgado. Lo habitual es que te pueda citar incluso la policía, comunicándote fecha y hora para la celebración de Juicio Rápido en el Juzgado de Guardia.

Lo que yo suelo aconsejar es que se acuda al Juicio Rápido acompañado de un/a abogad@, aunque en estos casos no es obligatoria su intervención. Sin embargo, hay veces, que por ahorrarnos el dinero del abogado, que es quién mejor conoce los trámites a seguir, perdemos la oportunidad de defendernos correctamente, con la consecuencia de salir condenado a una pena superior a la que podría haber conseguido nuestro abogado, o incluso la absolución.

En el acto del Juicio pro Delito Leve pueden ocurrir dos cosas:

-          Primera: Que admitamos los hechos y nos declaremos culpables y lleguemos a una conformidad con la acusación, lo cual acarrea el beneficio de una reducción de un tercio de la pena a imponer. Por ejemplo, si nos condenan a dos meses (60 días) multa, a razón de 8 € diarios, lo cual supone una multa de 480 €, con la reducción del tercio, la pena a imponer sería de un mes y diez días (40 días) a razón de 8 €, lo cual resulta una multa de 320 €.

-          Segunda: Que no admitamos hechos por los que se nos está acusando, por el motivo que sea… tenemos pruebas, testigos o cualquier otra circunstancia que prueba nuestra inocencia, entonces se celebrará el Juicio y quién se lleve el gato al agua (el Fiscal o tú y tu abogad@) ganará. Hay que tener en cuenta que en el acto del Juicio por Delito Leve, debemos acudir al Juzgado con TODOS los medios de prueba con los que deseemos valernos, ya sea testigos, documentos, grabaciones de vídeo, etc....

Finalizado el Juicio, nos notificarán la sentencia. En el caso de salir absueltos, no hay nada más que hablar. Nos quedamos felices y contentos. Por su parte, en el caso de salir condenados, tendremos opción de recurrir la sentencia ante la Audiencia Provincial.

Sin embargo, en el supuesto de salir condenados por conformidad, nos notificarán la sentencia en el acto dónde nos comunicarán el número de cuenta del juzgado en el que debemos ingresar la multa y en su caso cualquier otra cantidad de dinero en concepto de responsabilidad civil (cuantía de algún daño causado en el hurto, por ejemplo).

No hay que olvidar la imposición de antecedentes penales, cuya duración, en este caso, será de seis meses y que empezarán a contar una vez satisfecho el pago de la multa.

Cómo podéis observar, el hurto de un objeto, por poco valor que tenga, supone meternos en un procedimiento judicial, que por sencillo que sea, supone un gran quebradero de cabeza, por no hablar de los gastos que el mismo acarrea, no solo por parte de la persona acusada, sino también para la Administración de Justicia.

Si os ha parecido interesante este artículo, clicar en “me gusta” y compartidlo.

Jose Alcázar López. Abogado en Valencia.

sábado, 15 de noviembre de 2014

"Dese prisa letrado!"

- Dese prisa letrado -, le decía la juez al abogado novato, minutos después de darle el atestado.
Mientras, el novato bajó al calabozo a hablar con el detenido.
Tenía los conceptos claros y sabía bien como defender a su cliente, sin embargo, tenía la impresión de ser el único al que realmente le importaba que se hiciera bien el trabajo.
No tenía la prisa de los funcionarios o de la propia juez por irse a casa.
Este "mindungui" era el último en el frío calabozo y todos querían acabar ya.
Todos menos el novato querían salir del juzgado de guardia. Pero él, aun tenía en su mente ese ideal de la justicia.
El novato no, porque después de tres horas mirando la pared hasta que, por fin, le dieron la copia del atestado, ya no tenía prisa.
Su familia ya se había comido la paella del domingo y al novato ya le daba igual estar un rato más en el juzgado.
Él sólo quería lo más beneficioso para el "mindungui", porque era uno de sus primeros " mindunguis", y aún no era víctima de la desgana y la desidia fruto del desprecio al abogado de oficio.

miércoles, 29 de octubre de 2014

La reanudación del subsidio por desempleo

Esta noche, por fin he terminado una demanda ante el juzgado de lo social, en la que reclamo la reanudación del subsidio por desempleo en su modalidad de compatibilidad con trabajo a tiempo parcial.
Este asunto, concretamente es muy curioso puesto que a mi cliente le revocaron el subsidio por desempleo, porque entiende la administración, es decir, el Servicio Público de Empleo Estatal, que esta persona había obtenido rentas por encima del 75 por ciento del salario mínimo interprofesional, y ello de conformidad con el artículo 215 de la ley Seguridad Social.
Lo curioso de este caso, más que otra circunstancia, es que la administración, tras haber  probado documentalmente que no tiene razón y que mi cliente no había infringido, en absoluto la Ley General de Seguridad Social, ha desestimado la reclamación previa a la vía judicial.
Humildemente entiendo que la administración ni tan siquiera entrado a valorar el contenido de la reclamación previa, únicamente adoptado por desestimarla, obligando al ciudadano recurrir a la vía judicial. Llego a esta conclusión porque el escrito desestimatorio carece de motivación alguna.
En fin, que se ha interpuesto la demanda por vía judicial y ya os contaré que tal ha ido.
Saludos.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

jueves, 9 de julio de 2009

Fallece el catedrático de Derecho del Trabajo Ignacio Albiol

Ignacio Albiol Montesinos, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universitat de València, ha fallecido hoy en Valencia. A partir de las 15:30 horas de hoy será trasladado al Tanatorio Municipal de Valencia (sala 5). El funeral se celebrará mañana viernes, 10 de julio, a las 16:30 horas en el crematorio del Cementerio Municipal.

Nacido en Valencia en noviembre de 1941, Ignacio Albiol era licenciado y doctor en Derecho por la Universitat de València. Salvo una estancia de estudios en Roma, toda su vida académica ha transcurrido en esta Universidad. Era catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social desde el año 1986.

Director del Departamento de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social durante más de quince años, también fue secretario de la Facultad de Derecho y miembro de su Junta durante varios años.

Albiol es autor de numerosos manuales, monografías, recopilaciones jurisprudenciales y artículos de revista sobre temas de su especialidad, en la que consiguió el máximo reconocimiento por su actividad investigadora.

Según sus compañeros de la Facultad, “ha sido un maestro de todos los profesores del departamento, y amigo de todo su personal, trabajador infatigable que dedicó toda su vida a la Universidad”.

Yo fuí alumno suyo.

martes, 9 de junio de 2009

Y ahora "Gas Natural"...

Gas Natural, me quiere ESTAFAR!!!

Si, ahora me vienen con una factura de 411´63 €, que se han sacado de la manga, incurriendo en un incumplimiento grave de contrato. Aunque efectivamente, Gas Natural me da una solución, Pagar como sea... Lo llevan claro!!

Esta es la Reclamación que le hemos puesto, por si alguien se viera en una situación similar:

RECLAMACIÓN A GAS NATURAL


Fulano de Tal, con DNI 00000000X y domicilio en la calle Tal, interesa poner reclamación contra la compañía “Gas Natural S.A.”, en base a los siguientes HECHOS:


· El día 13 de Marzo de 2007, concerté un contrato con la compañía “Gas Natural”, en virtud del cual me sometía a una “tarifa plana” durante cinco años, por un importe de 12´81 € al mes más IVA, la cual se adjunta como documento 1.


· Que los únicos datos que se tienen del contrato son, que se trata de una tarifa plana por un importe de 12´80 € más IVA, que se denomina “Plan 12”. Documento 2.


· Que las cláusulas del contrato que se nos facilitó, con las de un contrato normal, sin embargo, no constan las cláusulas del citado “Plan 12”, teniendo como únicas cláusulas las que se facilitaron por el comercial.


· Que efectivamente, durante los siguientes meses, se iban cobrando las cuotas pactadas, a excepción del mes de Mayo de 2008, en el que se nos devolvió inexplicablemente un importe de 51´57 €.


· Que en Mayo de 2008, nos pusimos en contacto con “Gas Natural”, para pedir explicaciones sobre la devolución del dinero, puesto que habíamos concertado un contrato de “tarifa plana” y considerábamos que debíamos pagar el importe contratado, ni más ni menos, puesto que cabría la posibilidad de que en otra ocasión nos cobrasen de más.


· Que el comercial que nos atendió telefónicamente, nos comunicó que podíamos estar tranquilos que NUNCA se nos iban a cobrar de más.


· Que el 17 de Abril de 2009 nos ha llegado una factura de 411´63 €. Documento 3.


· Que nos pusimos en contacto con “Gas Natural”, para que nos dieran una explicación sobre el excesivo importe de esa factura, a lo cual nos contestaron que se debía a una regularización del consumo que se había efectuado en el último año, sin más explicaciones.


· Que en ninguna de las cláusulas del contrato se nos informa de que esa regularización se pudiere efectuar. Es más, el comercial que nos elaboró el contrato, nos dijo que ese era el importe único durante los próximos cinco años, pero nada nos dijo de una regularización anual.


· Que después de dos reclamaciones, con números de referencia “R2-356313......” y “R2-35898......”, “Gas Natural” se ha puesto en contacto con nosotros indicándonos que la única solución que hay en esta controversia es pagar la factura, aunque sea de modo fraccionado.


· Que los diferentes agentes comerciales que nos han atendido coinciden en que efectivamente, se nos informó mal de las condiciones del contrato, y que el comercial que vino a nuestro domicilio “no nos dio toda la información del contrato”, como así afirmó la última agente comercial con la que contactamos.


· Que la única lectura de Contador que se nos ha efectuado fue la que se realizó al tiempo de la primera de las reclamaciones (“R2-3653.......”).


· Que la fecha del importe de la factura es anterior a la fecha de la lectura del contador, lo cual implica que el importe de la factura se ha obtenido de algún modo diferente al de la lectura del contador.


· Que en fecha de 19 de Mayo nos ha llegado otra factura de 41´62 €, la cual corresponde a la nueva “tarifa plana” que “Gas Natural” nos ha impuesto sin consultárnoslo. “Gas Natural”, nos ha impuesto una nueva tarifa de modo unilateral y sin dar explicación alguna de la razón de ser del nuevo importe. Documento 4.


· Que se nos reclama el pago de los 411´63 € y los 41´62 €, de lo contrario se nos cortará el suministro de gas. Documento 5.


· Que nunca hemos faltado al pago de ninguna de las cuotas y que las facturas correspondientes a los meses de Abril de 2009 y Mayo de 2009, serán ingresadas en la cuenta corriente que la empresa facilite a tal efecto, por el importe de 14´59 € cada una, como así se contrató.


Por todo lo expuesto y en base a lo recogido en el Art. 51 de la Constitución Española, considero que se han visto vulnerados mis derechos como consumidor, en el sentido en el que contraje un contrato sin que se me facilitara toda la información y se me informara de las cláusulas de éste.


Vulnerándose así la vigente legislación en lo que respecta a defensa de consumidores y usuarios:


· Art. 11 de la Ley para la defensa de los consumidores y usuarios, en el sentido en el que como usuario no se nos ha dado a conocer las condiciones del contrato, y que es evidente que “Gas Natural”, pretende cobrarme una cantidad de dinero de un modo ilegítimo y sin dejarme ejercer correctamente mi derecho por el cumplimiento defectuoso del contrato por parte de la citada empresa.


· Art. 5, de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, en lo que respecta a los Requisitos de incorporación de condiciones en un contrato.


1. Las condiciones generales pasarán a formar parte del contrato cuando se acepte por el adherente su incorporación al mismo y sea firmado por todos los contratantes. Todo contrato deberá hacer referencia a las condiciones generales incorporadas.


No podrá entenderse que ha habido aceptación de la incorporación de las condiciones generales al contrato cuando el predisponente no haya informado expresamente al adherente acerca de su existencia y no le haya facilitado un ejemplar de las mismas.


· Art. 7, a) de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, en cuanto que “no quedan incorporadas al contrato las condiciones generales, en cuanto no hayan sido firmadas“, como ocurre en el caso que nos ocupa.


· Entre otras.


Sin nada más, espero que se tenga por oída mi reclamación.


Fulano De Tal.




Los que me conozcan ya saben que no me llamo Fulano de Tal ... XD


sábado, 9 de mayo de 2009

Así es como habla un MAESTRO

Emilio Calatayud Pérez es un campechano Juez de Menores de Granada. Con un verbo demoledor, este padre de familia da una lección magistral sobre lo que implica tener hijos. No cometas el error de no ver este vídeo.




viernes, 17 de abril de 2009

¿Somos tontos, o nos toman por tontos?


Víctor Moreno Catena. Catedrático de Derecho Procesal. Universidad Carlos III de Madrid, en su libro “La apelación Penal. Un derecho Fundamental, dijo textualmente “El sistema penal se ha visto zarandeado en el año 2003 por diferentes reformas de última hora, en unos momentos en que parece haberse instalado la especie –tal vez sea ésta una de las consecuencias del funcionamiento de una mayoría absoluta en el Parlamento– de elaborar y aprobar las leyes como consecuencia de noticias que causan alarma en la opinión pública; simplificando, que se ha legislado a golpe de titulares de prensa. Eso no quita para reconocer que una de las funciones más importantes de las leyes es sin duda alguna dar respuestas políticas, es decir, plasmar la línea política de la mayoría de los representantes de los ciudadanos, conformando el conjunto del ordenamiento jurídico; sin embargo, tal finalidad no permite admitir que exista una suficiente justificación democrática para la aprobación de las normas sin el necesario debate –el Parlamento es precisamente el centro donde se ha de hablar, de debatir–, o sin el suficiente sosiego y reflexión.

Esas premisas son las que demandan que cada norma aprobada se acompañe asimismo de las medidas necesarias para ponerla en funcionamiento, sean las relativas a las disponibilidades económicas para ejecutarla, sean las medidas normativas de ulteriores disposiciones de desarrollo para aplicarla. Sin ellas, las decisiones políticas se convierten en un puro ejercicio de propaganda, que no sirven para resolver los problemas, sino que encierra más bien la manifestación de un fraude cuyos destinatarios son directamente los representados.”

Podéis ver el artículo entero AQUÍ.

Últimamente, me estoy encontrando en muchos de los comercios de mi ciudad, hojas de firmas para conseguir una reforma del Código Penal, en lo que se refiere a delitos tan graves como son los Asesinatos, Violaciones, Abuso de menores, Pornografía infantil, etc.
No cabe duda de que la iniciativa es buena, pero creo que los promotores de este tipo de reformas, ni de lejos se han planteado alguna solución alternativa a este tipo de problemas. Como dice una gran amiga mía, vivimos en una sociedad de tópicos... “vah! si en la cárcel están como reyes y a los cuatro días, a la calle”. Mire usted, eso no es del todo cierto. En la cárcel no están como reyes, sólo tienen lo que el sistema político y el gobierno, que usted ha elegido, le ofrecen como derechos.

Si un señor, comete un delito, da igual que lo metamos 15 ó 20 años en la cárcel, si no hay nadie que le explique que es lo que debe hacer para no volver a cometer un error como el que ha cometido. De nada sirve pasar tantos años a la sombra si al fin y al cabo se está relacionando con más gente igual o peor que él y no se llevan a cabo las medidas suficientes de reinserción social, que por si hay alguien que no lo sabe, hay muchos profesionales que podrían hacer una gran labor en lo que se refiere a reinserción social, y sin embargo, no tienen trabajo. Me refiero a psicólogos, o pedagogos, instructores, maestros, monitores, preceptores, profesores, docentes, enseñantes, educativos... Esos a los que muchos padres pegan por no saber educar a sus hijos...
Pero nada de esto se puede reformar en el Código Penal, porque no está.
Con lo cual, peguen una miradita a la Ley General Penitenciaria, o averigüen cuantas ayudas se destinan para la reeducación y la reinserción social del los reclusos.
Metamos a más y más gente en la carcel, pero ya por cualquier cosa. "Es que ha conducido con exceso de velocidad". No sé, cuando yo me saqué el carné de conducir me hicieron un examen psicotécnico que me costó 38 €, para ver si estaba en condiciones de coger un coche sin comportarme como un loco. Aunque pensándolo bien, ¿qué era lo importante en ese examen? ¿Mi capacidad para conducir, o mis 38 €? Y, ¿Por qué me lo hicieron cuando ya me habia sacado el carné, y no antes? ¿Acaso si no hubiese superado el examen psicotécnico, me hubieran quitado el carné? ¿Me habrían devuelto mi dinero? NO!

Volviendo a lo de antes, parece mentira que no nos estemos dando cuenta de que, en muchísimas ocasiones, los que reforman las leyes no son los legisladores, sino el cuarto poder, que es el más falso y manipulador que existe, y sin embargo, es del que más nos fiamos.

Un Fulano de Tal, vive en una familia desestructurada, con padre drogadicto y madre prostituta, que además le maltratan. Pues el Fulano de Tal acaba matando, o drogándose, o violando o vaya usted a saber... Atención pregunta, ¿A quien hay que meter en la cárcel?

a. A sus padres, por la bendita educación que le han dado.
b. Al Fulano de Tal.
c. A los servicios sociales, que durante todos estos años pasan olímpicamente de los más marginados.
d. A los políticos que consideran que es más importante reformar el Puerto de Valencia (por ejemplo), gastándose miles y miles de €uros y seguir permitiendo que mis primos sigan estudiando en unos barracones, en lugar de en un colegio en condiciones.

Creo que no es muy difícil captar la idea. Os invito a que echéis un vistazo a la Ley de Presupuestos Generales del Estado y os fijéis cuanto cobra un ministro o un presidente de gobierno, y no me refiero ni a PSOE ni a PP, sólo a la figura del cargo en sí.

Interesante, ¿verdad? 95,000 € para un señor que se supone que nos tiene que sacar del paro y corregir la recesión económica. No os confundais, no quiero hacer política, asi que, también podéis mirar cuanto cobra cada mes el lider de la oposición... Os habéis interesado alguna vez por la agenda de nuestros diputados, ¿qué hacen cuando no salen en la tele?, o ¿cuáles son sus viajes oficiales...? Hace pocos días cancelaron un viaje de un grupo de parlamentarios que iban a Canarias para conocer de cerca el cultivo del plátano. Buff, super importante para luchar contra la subida del paro, ¿No os parece?. Y a que no sabéis cuanto iba a costar este viaje? Pues el dinero suficiente como para que más de una y de dos familias vivan perfectamente durante un año. Luego nos vendrán con la historia de que ya no queda dinero para hacer frente a los altos indices de desempleo, o para hacer frente a las pensiones de nuestros mayores... si si, nuestros mayores, los que viven con 250 € al mes y ni rechistan la boca.

Ah, y que sepáis que más 250 € se los gastan, fácilmente, muchísimos de nuestros políticos en una sola cena en algún restaurante de lujo.

Entonces, mi pregunta es, ¿realmente hay crisis? Y mi respuesta es, “Mientras que no se haga un reparto equitativo de la riqueza, siempre seguirá habiendo crisis, pero para nosotros...”